Cargando...
Aceptar
Aceptar
SI
  
NO

Cargando
La Tapia nace para ser un foro de debate y promoción cultural
La muerte no es digna, la vida sí… y el final de la misma también puede serlo
Juan Calixto Galán Cáceres
Redacción: La Tapia
Juan Calixto Galán Cáceres
Espacios vitales | Montanchez.org
Montánchez · 25 de Abril, 2021
8 minutos
D

Desde que en el año 2015 el Dr. Casado (Médico Forense y Profesor de Medicina Legal de la UEX) y yo comenzamos a reflexionar sobre el mal llamado testamento vital (el testamento es para después de la muerte), nuestro trabajo se condensó fundamentalmente en un Libro que se llama ‘Las instrucciones previas’ que tuvimos la fortuna de que nos lo reconocieran con el Premio Nacional de Derecho Sanitario del año 2016.

Desde entonces hemos realizado una tarea, todavía inacabada, que nos ha llevado por diversos hospitales de la provincia de Badajoz, foros e instituciones para dar a conocer las ventajas y posibilidades de realizar un documento anticipado sobre nuestras voluntades vitales de obligatoriedad para los médicos y profesionales sanitarios.

Precisamente para cuando tú, como paciente, ya no te no puedas expresar por ti mismo (alzhéimer, demencia senil, enfermedad incapacitante, etc.) para indicar, dentro del respeto al ordenamiento jurídico y a la lex artis, aquellas precisiones e indicaciones que directamente quieres realizar al médico sobre la continuación o no del tratamiento de supervivencia en los casos de síntomas refractarios como apnea, insomnio, dolores no controlables, angustia o la zozobra en el periodo terminal de aquellas enfermedades que desgraciadamente transitan con un proceso lento pero irremediable.

Efectivamente amigos, el protagonismo del paciente adquiere una nueva y extraordinaria dimensión con la Ley 41/2002 reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

Y es que aparte del consentimiento informado, que tiene que ser por escrito y firmadas por el paciente en las intervenciones quirúrgicas y en las pruebas invasivas, se reconoce también en su Art 11 mediante lo que se llaman “instrucciones previas”, que dentro del respeto a la ley y al ejercicio correcto de la profesión médica, nosotros como paciente, podemos disponer lo que creamos necesario para la recepción o no de tratamientos y de todos aquellos cuidados que entendamos oportunos o improcedentes sobre nuestra salud.

Este documento, que lo pueden rellenar las personas capaces, mayores de edad de un modo libre y voluntario, se puede realizar ante Notario o en presencia de 3 testigos (no familiares) que también deben firmarlo para que tenga eficacia en un momento posterior, y desde su registro se une a nuestra historia clínica y el paciente igualmente lo puede dejar sin efecto si lo cree oportuno y por tanto revocarlo.

Penetrar a fondo en todas las aristas y perfiles de un tema tan complejo es harto difícil y sería imposible abordarlo con la dimensión que sería necesaria en un artículo de la difusión de nuestra revista.

Pero no he querido desaprovechar la oportunidad de hacer alguna acotación al respecto para todos mis paisanos a través de este hermoso cauce escrito que nos proporciona ahora nuestra querida Asociación Cultural en su publicación ‘La Tapia’.

Es preciso tener presente que el tema es de una actualidad innegable y que los medios de comunicación continuamente se hacen eco especialmente en aquellas historias singulares, muchas conocidas por todos, como el final de la vida de Ramón Sampedro, que quedó en una tratraplejía completa luego de un accidente cuando se bañaba en una playa asturiana y estuvo retenido, según sus palabras, “en la jaula de su cuerpo” durante casi 30 años, cuando deseaba imperiosamente finalizar con su vida.

También el enfermero Vincent Lambert accidentado de moto que desde el 2008 está en Reims (Francia) con un soporte de vida artificial por la oposición de su madre y de alguno de sus hermanos cuando la esposa y otros hermanos han querido desconectarle.

El caso cobró actualidad especialmente en junio de 2015, cuando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos avaló que la retirada del aparataje vital era viable, después de un complejo expediente de escuchar a familiares y amigos de lo que hubiera deseado Vincent si él hubiera podido disponer del final de su vida en el trance en que se encuentra.

Obviamente, al no haber realizado ningún documento de voluntades anticipadas, y sorprendentemente aún vive, ya que el hospital, dado el fuerte enfrentamiento familiar no encuentra un clima de serenidad y sosiego adecuados para la retirada de ese soporte vital.

Es verdad que todos estos problemas nos llevan de cabeza al tratamiento y consideración de la eutanasia, algunas de cuyas modalidades se practican en países como Holanda y también en algunos estados estadounidenses como Oregón y Washington. Pero con unos requisitos y condiciones que no hacen de la misma un proceso fácil y rápido, como muchas personas creen al respecto.

En España, la eutanasia no sólo está prohibida, sino sancionada también como delito en el Art 143 del código penal en las modalidades de inducción auxilio y cooperación al suicidio, rebajándose únicamente la pena a imponer en aquellos casos de enfermedades con padecimientos insufribles o en una enfermedad grave que conduciría inexorablemente a la muerte.

El Dr. Cuervo, excelente profesional de los cuidados paliativos de Badajoz ( y lo afirmo por experiencia familiar) nos comentaba en estas Charlas divulgativas a que he hecho referencia, que casi el 90 % de los partidarios de la eutanasia, en realidad lo que desean es no sufrir en un proceso donde el final de la vida se adivina cerca.

Y nos lo afirmaba hasta el punto de que muchos de sus enfermos terminales, en algunos momentos deseaban la muerte y en otros no, especialmente cuando se aliviaban sus síntomas que, por insoportables, impulsaban el deseo del final al paciente.

Es verdad que todos disponemos del derecho a la vida y a la muerte, pero la Constitución en sus derechos fundamentales consagra el derecho a la vida como el primero de los derechos (lo cierto es que todos los demás sobran si falta la vida).

El Estado, a través de la administración sanitaria, tiene el inexcusable deber de tratar de salvar todas las vidas que pueda, pues lamentablemente los deseos de alguien que quiere irse pueden ser rectificados en el último momento, pero a lo mejor ya es tarde. El médico, cura; si no puede, alivia y si no, consuela.

Este documento de instrucciones previas es un verdadero anuncio de voluntades y ahora que el Grupo Ciudadanos ha llevado la Ley de los derechos en el final de la vida del paciente con muchas cuestiones positivas como la información, la designación del representante para entrevistarse con el médico en nombre del paciente, la creación obligatoria de Comité de Ética Asistencial en todos los Hospitales ( y no sólo en los pequeños para casos de conflictos) y asesoramiento a la autoridad judicial si fuera procedente.

Nichos vacíos | Montanchez.org
Nichos vacíos | Montanchez.org

Encuentra otros puntos que van a generar una notable discusión, entre ellos, me llama la atención que, a diferencia de la regulación portuguesa, no se contemple la regulación del respeto a una petición expresa del paciente o por voluntades anticipadas de que no quiere ser sometido a una prolongación artificial de la vida con alimentación no natural.

De igual forma, el uso anticipado y de barra libre” de la sedación será otro de los caballos de batalla donde se generará un amplio y muy diverso debate en función de los posicionamientos y maneras de pensar de los Grupos Políticos.

Sea como fuere, es innegable e indudable que si el paciente deja por escrito sus preferencias en materia de sedación; el médico, sin buscar intencionadamente la muerte del paciente, es muy fácil pensar que sí será sensible el Facultativo a ese deseo porque el paciente lo hizo cuando tenía plena conciencia de ello.

Y en una agonía terminal, muchas veces los familiares queremos a toda costa a nuestros enfermos con nosotros, y nunca veremos el momento adecuado para despedirnos de ellos, pero habrá que hacer caso -en la medida de lo posible- a la gestión del sufrimiento que aquel o este paciente dejó expresado, con plena conciencia, el momento que libremente podía hacerlo.

El documento es muy útil para la donación de órganos, si así se decide por el interesado, y sobre el destino de nuestro cuerpo, para que solo lo decida el firmante, y no lo que quiere la familia una vez fallecido, que no tiene que coincidir con lo que dejó dicho el interesado.

Se están abriendo también nuevos escenarios para este Documento, como es la posibilidad de expresar quién deseamos que sea nuestro tutor si nos incapacitan para que el juez en su momento expresamente lo tenga en cuenta, y también para los casos de inseminación artificial, por si desgraciadamente perdemos la vida antes que nuestra mujer o pareja y así pueda ser fecundada.

Estaría ya nuestro semen depositado en el banco de semen a la espera de la fecundación, pues los tribunales en estos casos, están diciendo ’no’ a la mujer que quiere inseminarse, porque: ¿Hubiera querido el interesado un hijo después de haber muerto?

Por ello amigos, este documento es muy importante, y además dejamos un representante o más de uno para que sea él o ella, aunque lo hablen con el resto de la familia, qué hacer en un momento determinado ante una propuesta del médico: una operación, una quimioterapia, un tratamiento experimental, etc.

Os dejo el enlace sobre la solicitud de la inscripción al registro autonómico de las voluntades anticipadas, por si queréis descargarlo de internet:

https://ciudadano.gobex.es/buscador-de-tramites/-/tramite/ficha/4001

Es preciso acompañar esas Voluntades Anticipadas desarrolladas con tus datos personales, en el bien entendido o bien realizadas por escrito para que el Notario las exprese en forma, o bien firmadas también por testigo. Mi consejo esencial y por múltiples razones es que el Documento de esas Voluntades esté asesorado y guiado por un médico de confianza.

En fin amigos, mucha vida y mucha salud, y espero que esta información os haya sido útil.

Saludos cordiales.

En portada: Espacios vitales | Montanchez.org
Archivado en:
0
Comentarios
Normas de Participación

Procura tener en cuenta las siguientes 10 normas básicas:

  1. Recuerda que te comunicas y relacionas con personas. No hagas a otros lo que no te gusta que te hagan a ti.
  2. Compórtate en Internet igual que lo haces en tu vida real.
  3. Ten presente en qué entorno estás comunicándote, las reglas son diferentes según donde estés.
  4. Respeta el tiempo de los demás, no se lo hagas perder si no es necesario.
  5. Muestra tu lado bueno en tus conversaciones en línea, escribe de forma correcta y sencilla.
  6. Comparte conocimiento útil y relevante, escribe sobre lo que sabes.
  7. Ayuda a mantener el control en las situaciones controvertidas.
  8. Respeta la privacidad y la intimidad de los demás.
  9. No abuses de situaciones ventajosas que puedas tener, saber más que otros no te faculta para aprovecharte de los demás.
  10. Disculpa los errores de otros. Trata en privado y amablemente conversaciones delicadas.

Reglas básicas de comportamiento y comunicación en Internet | Texto original

Las 10 reglas básicas de la Netiqueta | Más información

Ocultar | Normas
Aún no has comentado en esta página
😀
Publicar
Aún no se han publicado mensajes
¿Te animas a iniciar una conversación?
ARTÍCULOS Relacionados
Mapa de Centro-América, Montanchez.org
Pasadizo, Montanchez.org
Castillo de Montánchez, Montanchez.org
Jamones de Montánchez, Montanchez.org
Artículo anterior
Desde el Castillo de Montánchez, Montanchez.org
Siguiente artículo
PUEBLODEMONTÁNCHEZ Soci@@Socio/a @Socio/a Formulario de inscripciónHazte Soci@!
loader
Título de Prueba
loader
Aceptar