Cargando...
Aceptar
Aceptar
SI
  
NO

Cargando
La Tapia nace para ser un foro de debate y promoción cultural
José María Nogales Herrera
Redactor
José María Nogales Herrera
Tren Cáceres | Montanchez.org
Montánchez · 23 de Mayo, 2021
8 minutos
R

Recuerdo mi primer viaje a la villa y corte de Madrid, en 1963, yo tenía 6 años y fue con motivo de visitar la Feria del Campo, un evento importantísimo que tenía lugar en aquella España que se preparaba para celebrar los XXV años de paz.

Yo, en aquellos años no sabía, que la España del régimen estaba copiando aquello de los polos de desarrollo y los planes quinquenales de la URSS, lo que se llamaba economía planificada, y no me podría extrañar de ello, por lo tanto.

Lo que sí estaba muy claro es que tales polos no estaban pensados para ser radicados en Extremadura. Al contrario, esos polos de desarrollo, ubicados donde lo estaban, propiciaron la gran despoblación de la Extremadura producida entre los años 60 y 70.

Ese viaje lo hice con mi padre, conduciendo él su flamante Seat 600 D.

En mi segundo viaje, dos años más tarde, ya había yo incorporado a mi vocabulario el término emigración, pues ya mi padre se habría marchado a trabajar fuera, y más tarde lo haría la familia. Yo mismo marcharía tras rendir el examen de Ingreso al bachillerato.

De ese segundo viaje es curioso que no recuerdo la ida desde Montánchez a Madrid, pero sí perfectamente el regreso. Fue igualmente acompañando a mi padre unos pocos días de diciembre cuando él ya estaba en su nuevo trabajo en Buitrago de Lozoya.

Del regreso, con toda claridad recuerdo que fue en tren; mi primer viaje en tren, sin duda que para un niño del mundo rural de aquella época, con sólo ocho años, ese viaje en tren era toda una aventura.

Una noche de tran tran ferroviario en un tren expreso, de viaje nocturno, es decir, cuando menos, desde las 20:00 hasta las 07:00 horas del día siguiente. Viaje de merenderas compartidas en un compartimento de 12 plazas, quizá ocupado por algún número mayor de viajeros. De vez en cuando el tren se paraba sin más, y en otras ocasiones los vagones se llenaban de un vapor asfixiante.

Aunque nuestro destino era la estación de Cáceres, por estar ésta en obras, la parada realmente fue en Arroyo de la Luz. Allí habríamos de esperar un tiempo para montarnos en la DKW de la ruta del correo, cuyo concesionario era Vitoriano Caballero y su conductor Higinio. Eso ya era como estar en casa. La llegada a Montánchez sería sobre las 10 de las mañana: para trescientos kilómetros. . . no estaba mal.

En adelante la inmensa mayoría de los viajes serían con la inefable línea de ‘Los Lorochos’: igualmente duraderos los viajes, pero al ser de puerta a puerta al menos resultaban más cómodos, quizá.

De cuando en cuando el tren, era un recurso. Guardo bien en la memoria ciertos viajes, y entre ellos destacan los que hacíamos en fechas próximas a las Navidades, en esos trenes atestados de gente, hacinada en los compartimentos y hasta en los pasillos, usando a veces las propias maletas como asiento.

Madrid-Cáceres desde primera hora de la mañana, hasta la tarde; muy justo el tiempo para luego tomar el autobús de línea, a veces casi de milagro, debido a los retrasos continuos: otras dos horas de viaje con ganas de llegar a casa y limpiarse la cara negra de carbonilla. Un itinerario bellísimo el del tren, pero imposible de disfrutar de él por lo incomodo de la situación.

La otra modalidad, yo la usaba más frecuentemente en el verano: Madrid-Mérida, pasando por Ciudad Real; toda una noche de viaje, para llegar a Mérida a primera hora de la mañana.

Forzosamente el día 18 de noviembre pasado, durante la concentración celebrada en la plaza de España de Madrid para reclamar un tren digno, ya, tuve ocasión de buscar en mi memoria de emigrante recuerdos y anécdotas ferroviarias; como cuando regresando de Lisboa en el verano del año 1992, y nada más entrar en territorio extremeño a la altura del río Salor, descarriló el tren en el que yo viajaba; no ocurrió nada, seguro que debido a la lentísima velocidad de crucero.

Por todo ello no me extraña que en el lema de convocatoria fuera un tren digno, ya. En esto, sin duda, hay que poner por medio la dignidad, pues todo lo demás es inadmisible, también hay que exigir, además, la inmediatez del ya.

Se contaba que el trazado de la vía es el que es por imposición de la oligarquía ganadera del siglo XIX, que a la hora de traer el tren a Extremadura no quería que aquella máquina infernal pasara por sus campos y espantara al ganado: me lo puedo creer, al fin y al cabo, así lo hemos visto en tantas películas del oeste americano: la pugna entre los ganaderos, los colonos y el ferrocarril. Pero claro, la película de aquí es otra cosa.

Las regiones necesitan de vías de comunicación que sean adecuadas y resulten oportunas. Extremadura claramente, no las posee, y siendo así, permanecerá condenada al furgón de cola del desarrollo de nuestro país y de Europa.

Aceptando plenamente el manifiesto elaborado por la plataforma política y social, reclamo un tren digno ya para Extremadura, y pido que sea un tren de alta velocidad y altas prestaciones que una Madrid con las tres capitales de la región: (Cáceres, Mérida y Badajoz), que lo haga pasando por Talavera de la Reina, la principal población de Castilla -La Mancha, que se está quedando despoblada, entre otras cosas por carecer de buenas comunicaciones de ferrocarril.

Un tren que llegue hasta la frontera con Portugal para que, cuando nuestros vecinos lusos lo estimen oportuno, pueda llegar hasta Lisboa.

Otra línea fundamental ha de ser la que una Extremadura con Sevilla y con Salamanca, siguiendo la ruta de la Vía de la Plata y dando cohesión interna al territorio regional de norte a sur y de sur a norte.

Después, o a la vez, será preciso reforzar la red viaria de carreteras regionales, y adecuar y mejorar notablemente la trama de rutas de autobuses.

Algunas voces hablan en otro sentido, renunciando a la Alta Velocidad. Con todos mis respetos, esto carece de lógica, pues, con una población como la extremeña; escasa y de avanzada edad, no tiene sentido propugnar una red interna de alta frecuencia, que nunca tendrá suficiente número de usuarios.

Las comunicaciones internas de la región fuera de las tres grandes ciudades, habrán de ser fundamentalmente por carretera, mediante autobuses o incluso microbuses; pues así funciona en muchos otros lugares, y así lo entiendo yo.

Sin comunicaciones no habrá desarrollo y sin desarrollo no habrá futuro. Reclamar un tren debe ser algo en lo que toda la gente de Extremadura se debe dar por concernida e implicada, indistintamente del lugar donde cada cual resida o del que sea originario. A Montánchez, obviamente, no va a llegar nunca el tren, pero igual necesita del tren para su desarrollo.

Por todo esto es bueno recordar que esa convocatoria ha estado respaldada por todos los sectores de la sociedad. Mucho más, y muy especialmente, por el pueblo entero de Extremadura.

Ni las banderas ni los himnos me entusiasman más de lo estrictamente necesario, pero tengo que reconocer que en algún momento de la concentración del pasado día resultaba emocionante ver tanta gente en la madrileña plaza de España.

Esta reivindicación de un tren digno para Extremadura ha contado con el concurso de 37 Número 2. Diciembre 2017 muchas gentes, prueba de ello es el manifiesto leído el día 18 de noviembre, y la cumplida relación de firmantes, pero también ha sido una acción con marchamo peculiar, como la iniciativa adoptada por un grupo autodenominado ‘Milana bonita’, que toma de punto de partida los personajes de la obra ‘Los Santos Inocentes’.

Llegaron a Madrid en tren con el retraso habitual, y ataviados con ropas de los 50/60 del siglo pasado. Representan a una Extremadura dominada por un sistema atroz, subsumida en el subdesarrollo. Ese acto un tanto histriónico, reivindicativo, difundido por las redes sociales. Resultó definitivo para llegar a todo el mundo.

Ahora la gente de Extremadura quiere ya un tren digno. Ese tren es la condición necesaria para que se produzca el ansiado regreso de tantos emigrantes. Un ingente capital humano que, nuestra región ha dado a espuertas, un capital de incalculable valor y del que nuestra tierra está tan necesitada.

De los embotellamientos de salida y regreso a Madrid en fin de semana por la Carretera Nacional V, mejor hablamos otro día.

En portada: Tren Cáceres | Montanchez.org
Archivado en:
0
Comentarios
Normas de Participación

Procura tener en cuenta las siguientes 10 normas básicas:

  1. Recuerda que te comunicas y relacionas con personas. No hagas a otros lo que no te gusta que te hagan a ti.
  2. Compórtate en Internet igual que lo haces en tu vida real.
  3. Ten presente en qué entorno estás comunicándote, las reglas son diferentes según donde estés.
  4. Respeta el tiempo de los demás, no se lo hagas perder si no es necesario.
  5. Muestra tu lado bueno en tus conversaciones en línea, escribe de forma correcta y sencilla.
  6. Comparte conocimiento útil y relevante, escribe sobre lo que sabes.
  7. Ayuda a mantener el control en las situaciones controvertidas.
  8. Respeta la privacidad y la intimidad de los demás.
  9. No abuses de situaciones ventajosas que puedas tener, saber más que otros no te faculta para aprovecharte de los demás.
  10. Disculpa los errores de otros. Trata en privado y amablemente conversaciones delicadas.

Reglas básicas de comportamiento y comunicación en Internet | Texto original

Las 10 reglas básicas de la Netiqueta | Más información

Ocultar | Normas
Aún no has comentado en esta página
😀
Publicar
Aún no se han publicado mensajes
¿Te animas a iniciar una conversación?
ARTÍCULOS Relacionados
Mapa Ferrocarril en España, Montanchez.org
Carretera nublada, Montanchez.org
3 de Abril, 2021

Wanderlust

Paula Moreno Caballero
Montánchez en primavera, montanchez.org
Pasadizo, Montanchez.org
Artículo anterior
El vino en Bota, Eduardo Fernández Jurado
Siguiente artículo
PUEBLODEMONTÁNCHEZ Soci@@Socio/a @Socio/a Formulario de inscripciónHazte Soci@!
loader
Título de Prueba
loader
Aceptar